Una clase de Yoga, muy fácil

El yoga no quieta tiempo, da tiempo.-Ganga White.

Es posible que alguna vez hayas pensado en hacer yoga, porque crees que puede tener unos beneficios para ti, pero al mismo tiempo cierto desconocimiento sobre el mundillo del yoga o como se plantea una clase te echa atrás.

Con esta entrada quiero hacer una pequeña introducción de una clase de yoga.

Lo primero de todo es decir que existen varios estilos de Yoga aunque el que se practica mayoritariamente en occidente es el yoga físico “hatha Yoga” que cómo su nombre nos indica hace énfasis en la parte física del yoga donde predominan la realización de distintas posturas y estiramientos, complementado con ejercicios de respiración y relajación.

Esto es así, pero también es cierto que cada profesor de yoga hace sus aportaciones, y esto hace que dentro de un mismo estilo cada profesor sea un mundo distinto, por eso en una primera aproximación a una  clase de yoga, si lo que te transmite el profesor no te convence, es bueno seguir buscando. Hay clases que pueden ser físicamente duras y exigentes  o por el contrario se dediquen algún  momento a realizar cánticos, lo que puede provocar cierto rechazo.

Pero estamos de suerte, porque lo normal es que una clase de yoga sea  de lo más accesible para todo el mundo tanto en plano físico u otros planos más devocionales.

Pero tampoco podemos olvidar que el yoga busca un a unificación tanto del cuerpo como de la mente.

Recomendaciones para una primera clase yoga:

  • Evitar cualquier clase de prejuicios.
  • Hablar con el profesor para indicarle los motivos para realizar yoga, buscar relajación, tratar alguna dolencia etc.
  • Practicar con el estómago vacío, no tomar comidas pesadas  2 horas antes de su práctica.
  • Llevar ropa cómoda.
  • Una buena esterilla, para realizar la práctica. Importante que sea cómoda para la espalda y que no resbale.
  • Importante, no tirar la toalla el primer día.

 

Una clase normal de Hatha Yoga y después de practicar con distintos profesores sería:

  • Una relajación inicial de unos 10 minutos en la que intentamos relajar toda la musculatura y prepararla para las posturas o asanas.
  • Iniciamos las diferentes posturas según el trabajo planteado para ese día, ya sean más energizantes, depurativas, relajantes etc.
  • Se suele finalizar con alguna postura invertida lo que provoca una sensación de gran bienestar
  • Relajación final, después de todo el trabajo ya estamos preparados para ese momento de relajación que nos deja como nuevos

 

Beneficios del Hatha yoga

  • Tonificación general del cuerpo y en especial de la musculatura interna.
  • Mejorar la columna vertebral.
  • Favorece la mineralización ósea.
  • Dotar de movilidad a las articulaciones.
  • Drenaje y limpieza de los órganos internos y musculatura. (las posturas de torsiones favorecen este drenaje depurativo).
  • Mejorar el retorno venoso.
  • Potenciar procesos regenerativos.
  • Tomar consciencia de la relación cuerpo-mente.
  • Mejorar procesos de atención.
  • Mejora la gestión de trastornos nerviosos como el estrés, la ansiedad o el insomnio.
  • Relajación mental.
  • Eliminación de tensiones físicas y anímicas.
  • Aceptación del cuerpo en sus posibilidades y limitaciones.
  • Apoyo al tratamiento de enfermedades psicosomáticas.

Conclusión: Hazte un regalo y practica Yoga.

 

créditos: fotografías de www.freepik.com

Categorías Yoga

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.